¿Cómo puede la ascendencia de Marte en el momento de mi nacimiento influir sobre mí, ni entonces, ni ahora? Yo nací en una habitación cerrada; la luz de Marte no podía entrar. La única influencia de Marte que podía afectarme era su gravitación. Sin embargo, la influencia gravitatoria del tocólogo era mucho mayor que la influencia gravitatoria de Marte. Marte tiene mayor masa, pero el tocólogo estaba mucho más cerca."

Carl Sagan en La armonía de los mundos.

20 diciembre 2009

Séptimo arte... y con razón


Ayer salí del cine sintiendo que acababa de disfrutar de la que es, hasta la fecha, la mejor película que he visto. A pesar de que no me llamaba mucho la atención cuando comencé a oir hablar de ella, he de reconocer que Avatar es una verdadera obra maestra.
La película más cara del cine (300 millones de euros) ha necesitado 14 años para ver la luz, desde que su director, James Cameron, comenzara a escribir el guión en 1995. Y la espera ha merecido la pena.
La historia transcurre en el siglo XXII, en un planeta llamado Pandora, donde los seres humanos han comenzado a extraer un valioso mineral llamado unobtanio. Este enigmático mundo está habitado, entre otras especies animales y vegetales, por una raza de alienígenas llamados Na'vi, íntimamente ligados a la naturaleza que les rodea, y nada dispuestos a abandonar sus tierras para permitir que los humanos las destruyan en busca del preciado material.
Debido a este enfrentamiento, los seres humanos deciden enviar a Pandora un grupo de mercenarios que protejan los trabajos de extracción, al mismo tiempo que un grupo de científicos desarrolla unos híbridos de humano y alienígena, que pueden ser controlados mentalmente.
El protagonista, Jake Sully, es un antiguo soldado en silla de ruedas que es elegido para "dirigir" a uno de los avatares, con el objetivo de entablar relaciones con los humanoides y alcanzar un acuerdo entre ambas razas. Sin embargo, el coronel Quaritch le encomienda la misión de obtener toda la información posible del pueblo Na'vi para poder encontrar sus puntos débiles.
Como es de esperar, Jake logra integrarse entre los extraños seres y ser aceptado por ellos, lo que le obligará a elegir el bando en el que quedarse cuando se agote el tiempo de las negociaciones.
Son casi tres horas de película con una acción trepidante, una banda sonora majestuosa y una trama que no deja a nadie indiferente. Pero lo más destacable de Avatar son sus increíbles efectos especiales y su tratamiento digital, cuya perfección hace imposible distinguir la realidad de la ficción en sus imágenes.
Sin embargo, si por algo considero a esta película una verdadera joya es por su mensaje, en parte esperanzador y en parte catastrófico, sobre lo crueles que podemos llegar a ser con la naturaleza cuando aparece el dinero. Merece la pena verla, disfrutarla, y reflexionar un poco después.

4 comentarios:

Víctor dijo...

Y qué hay sobre los 8,50 (?) de la entrada?

Chan dijo...

¿8,50? Yo no pago más de 5,50 por una entrada de cine (y eso los fines de semana). Es cierto que ir al cine no es nada barato, pero si lo comparas con el precio que tiene un paquete de tabaco, o con lo que te pueden cobrar por dos copas, casi que es mejor pagarlo por pasar tres horas viendo este peliculón.

Víctor dijo...

8,50 en los Broadway el viernes en la sesion de las 23:00. Me quede a cuadros.

Pensaba que era precio fijo, seria por la hora.

Chan dijo...

He pasado esta mañana por el BRoadway y he visto el cartel de 8,50. Ese precio es para la versión en 3D. Yo la he visto en los UGC por 5,50 (con el Carnet Joven), y la calidad es muy buena allí.