¿Cómo puede la ascendencia de Marte en el momento de mi nacimiento influir sobre mí, ni entonces, ni ahora? Yo nací en una habitación cerrada; la luz de Marte no podía entrar. La única influencia de Marte que podía afectarme era su gravitación. Sin embargo, la influencia gravitatoria del tocólogo era mucho mayor que la influencia gravitatoria de Marte. Marte tiene mayor masa, pero el tocólogo estaba mucho más cerca."

Carl Sagan en La armonía de los mundos.

23 noviembre 2007

Futuro


Hace tiempo encontré un libro con un título curioso, lo cual me pareció motivo suficiente para leérmelo. Se llama Galaxias como granos de arena, de Brian Aldiss, y está compuesto por nueve relatos de ciencia ficción en los que se muestra la posible evolución del ser humano en los próximos miles de años.
Dejando a un lado las especulaciones sobre vida extraterrestre, colonización de nuevos mundos, aparición y desaparición de especies, androides más o menos serviciales y temas por el estilo, lo más interesante de la obra es la crítica que Aldiss hace sobre los hombres, dejando claro a lo largo de todo el libro que, por mucho que cambie nuestro universo, el hombre seguirá siendo un animal bastante irracional, guerrero por naturaleza. Un ser que no tropieza dos veces con la misma piedra, sino miles de veces, por mucho que pueda evolucionar. Como si la estupez humana fuese uno de sus instintos.
Por cierto, la imagen que acompaña a este artículo, inspirada en el libro, ha sido dibujada por César, un colega de clase al que se le da muy bien el Photoshop. Desde aquí, le envío un saludo y animo a todo aquel que quiera a pasarse por su blog.

2 comentarios:

SiSSaL dijo...

XD no se si me lo terminare por leer.. pero desdeluego que es para reflexionar, el tema que trata el libro.
Por cierto cuenta con todos los Dibujos que quieras...( al menos tu blog lo leen mas de 2 o 3 personas XD)

Saludos desde mi Kasa!!

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Ya lo dijo Freud: el inconsciente del ser humano no evoluciona.
Saludos