¿Cómo puede la ascendencia de Marte en el momento de mi nacimiento influir sobre mí, ni entonces, ni ahora? Yo nací en una habitación cerrada; la luz de Marte no podía entrar. La única influencia de Marte que podía afectarme era su gravitación. Sin embargo, la influencia gravitatoria del tocólogo era mucho mayor que la influencia gravitatoria de Marte. Marte tiene mayor masa, pero el tocólogo estaba mucho más cerca."

Carl Sagan en La armonía de los mundos.

26 febrero 2008

Hablando se entiende la gente o no


Existen muchas formas de mentir sutilmente, y que parezca que se está diciendo la verdad. Estoy hablando de las falacias, argumentos mal formados que parecen correctos. Las falacias se clasifican siguiendo este enrevesado esquema:

  • Formales. Se basan en reglas lógicas, pero su contenido no cumple dichas reglas. Las falacias formales se dividen en otras dos:

    • De afirmación del consecuente. Si A, entonces B. Es verdad B, luego es verdad A: "Si el coche se queda sin gasolina, se para. El coche está parado, luego se ha quedado sin gasolina".

    • De negación del antecedente. Si A, entonces B. No es verdad A, luego no es verdad B: "Si bebes alcohol, puedes tener un accidente. No has bebido alcohol, luego no puedes tener un accidente".

  • No formales. Son aquellas que tienen algún elemento incorrecto en su contenido. Las falacias no formales pueden ser:

    • De ambigüedad. Son las falacias que tienen una alteración de sentido en alguna de sus expresiones. Las falacias de ambigüedad pueden ser:

      • Equívoco. Es ambigua porque la argumentación puede tener varios significados: "Mi gato ha matado a su perro (el gato es hidráulico)".

      • Anfibología. Es ambigua porque la estructura gramatical del razonamiento está mal construida: "La perra de mi vecina no ha dejado de hacer ruido en toda la noche".

      • Énfasis. Es ambigua porque se da a la frase una entonación incorrecta: "El niño se enfada (si se da especial entonación a la palabra niño, se está despreciendo al sujeto)".

      • Composición. Es ambigua porque se equiparan las partes con el total: "Un martillo pesa poco, así que un saco de martillos también pesa poco".

      • División. Es ambigua porque se equipara el total con las partes: "Un saco de martillos pesa mucho, así que un martillo pesa mucho".

    • Materiales. Son aquellas que no tienen su origen en su significado, sino que van dirigidas a la materia o el objeto significado. Pueden ser:

      • De pertinencia. Son las falacias cuyas premisas no son relevantes a la hora de demostrar la conclusión. Se dividen en:

        • Ad hominem. O al hombre. Ataca un razonamiento descalificando a quien la defiende: "Usted no puede estar de parte de los pobres porque tiene mucho dinero".

        • Ad baculum. O al bastón. Intenta convencer mediante amenazas: "Haz lo que te digo o te parto la cara".

        • Ad populum. O al pueblo. Se sirve de las emociones personales para convencer: "Este programa es bueno porque lo ve mucha gente".

        • Ad misericordiam. O a la misericordia. Utiliza la compasión: "No se puede condenar a alguien que roba para comer".

        • Ad verecundiam. O al respeto. Se sirve del prestigio o la autoridad del exponente para defender una idea: "Porque lo digo yo, que soy tu padre".

        • Ad ignorantiam. O a la ignorancia. Utiliza el desconocimiento para demostrar algo: "Existe vida inteligente en otros planetas, y no podemos decir lo contrario porque no los conocemos todos".

        • Tu quoque. O tú también. Es la que utiliza el mismo argumento contra el que lo expone: "Y tú más".

      • De datos insuficientes. Son las falacias que tienen poca información para demostrar lo que defienden. Éstas son:

        • De generalización inadecuada. A partir de pocas premisas, intenta generalizar: "En mi edificio hay cinco personas con gripe, luego hay una epidemia de gripe en todo el país".

        • De falsa prueba. Da información a favor, pero oculta la información en contra: "Este hombre es el asesino porque había amenazado a la víctima".

        • De falsa causa. Se basa en una causa falsa: "Si entras en un barrio marginal es para comprar droga, puesto que todo el que va allí compra droga".

      • Otras falacias materiales. Que pueden ser de dos tipos:

        • Petición de principio. Para demostrar algo, presupone la conclusión: "Yo nunca miento, así que lo que digo ahora es verdad".

        • Falacia del jugador. Establece que el futuro está afectado por el pasado basándose en hechos aleatorios: "La respuesta a esta pregunta del test no puede ser la a, ya que la respuesta de las últimas cinco también era a".
¿A alguien se le ocurren más ejemplos que puedan convertir un artículo tan denso como éste en algo más interesante?

1 comentarios:

Edgar Allan Poe dijo...

No se si existen pero yo me lo digo:

ºSobreTecnicismo. Trata de envolver la frase con terminos que no se pueden entender para evitar la facil interpretacion:En base a la radioacion de los catetos radiactivos y teniendo en cuenta la posicion de los astros al tiempo que se evaluan los multiplos de una equacion cuya equis tiende a infinito, podemos estar seguros de que mañana no amanecera.

ºCredulidad:La fuerza de Raticulin nos protege asique somos inmortales.

ºGilismos: En fasa esto funciona asi luego esto tambien funciona igual[Se puede sustitur la palabra fasa por San Miguel del Pino]

ºFalacia del Orco: consiste en decir las cosas malignas al tiempo que se sonrrie para distraer al oyente (Es aconsejable ser feo con tendencia al Malvado)

ºRenegacion, consiste en negar un frase tantas veces como nos sea posible para que finalmente sea cierta: no e dicho que ninguno de ellos fuese a vivir.