¿Cómo puede la ascendencia de Marte en el momento de mi nacimiento influir sobre mí, ni entonces, ni ahora? Yo nací en una habitación cerrada; la luz de Marte no podía entrar. La única influencia de Marte que podía afectarme era su gravitación. Sin embargo, la influencia gravitatoria del tocólogo era mucho mayor que la influencia gravitatoria de Marte. Marte tiene mayor masa, pero el tocólogo estaba mucho más cerca."

Carl Sagan en La armonía de los mundos.

15 junio 2009

El auténtico comecocos


Existe una leyenda urbana relacionada con el mundo de los videojuegos a caballo entre la realidad y la ciencia ficción. Según se cuenta, en 1981, en pleno auge de las máquinas recreativas, algunos locales y bares de Oregón, en Estados Unidos, incorporaron una nueva máquina llamada Polybius, desarrollada por una enigmática compañía llamada Sinnesloschen (que en alemán significa "pérdida de los sentidos"). El objetivo de este juego era disparar desde una nave a extrañas formas y colores que se combinaban de forma fantasmagórica mientras el usuario giraba la pantalla a su antojo. Sin embargo, los efectos secundarios no tardaban en aparecer sobre aquellos que probaban la máquina: pesadillas recurrentes, pérdidas de memoria, adicción hacia los videojuegos para sufrir después repulsión hacia los mismos, tendencias homicidas o suicidas... Todo ello debido a los supuestos mensajes subliminales que se mostraban durante las partidas.
A esto hay que añadir los testimonios de quienes supuestamente instalaron estas máquinas, que hablan de hombres de negro programando las funciones de Polybius e interrogando a aquellos que obtenían mayores puntuaciones.
Quizá todo esto suene a cuento conspiranoico, pero existen registros de máquinas recreativas de los años ochenta que sí recogen el Polybius. Cada uno puede creer lo que quiera.

1 comentarios:

enjuto mojamuto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.