¿Cómo puede la ascendencia de Marte en el momento de mi nacimiento influir sobre mí, ni entonces, ni ahora? Yo nací en una habitación cerrada; la luz de Marte no podía entrar. La única influencia de Marte que podía afectarme era su gravitación. Sin embargo, la influencia gravitatoria del tocólogo era mucho mayor que la influencia gravitatoria de Marte. Marte tiene mayor masa, pero el tocólogo estaba mucho más cerca."

Carl Sagan en La armonía de los mundos.

17 enero 2008

Ciencia ficción de hace ochenta años


En 1927, la idea que la gente se hacía acerca del siglo XXI era bastante fantástica, y algunas veces incluso catastrófica. Es el caso de la película Metrópolis, del alemán Fritz Lang, con un argumento bastante crítico con los avances tecnológicos...
John Fredersen es el amo de una ciudad llamada Metrópolis. Su hijo Freder vive feliz en ella hasta que descubre a los trabajadores, quienes pasan gran parte del día bajo tierra, controlando los engranajes de la ciudad bajo pésimas y arriesgadas condiciones. Freder decide unirse a ellos, y allí conoce a María, una idealista que se dedica a alentar y unir a los trabajadores, dándoles esperanzas con respecto a las relaciones que mantienen con sus amos. John, temeroso de una posible rebelión, se sirve del inventor Rotwang, quien crea un robot capaz de sustituir a los humanos en su trabajo.
Rotwang secuestra a María, y consigue que el robot adapte los rasgos de ella para sembrar el caos entre los obreros. El robot alenta a los trabajadores para que se revolucionen, y todos juntos destruyen las máquinas, sin darse cuenta de que esta imprudente acción provoca una terrible inundación en su propia ciudad.
Afortunadamente, María y Freder se dirigen a la ciudad y logran salvar a los niños de la inundación. Los obreros, ignorando este hecho, lloran la muerte de sus hijos y deciden tomar represalias contra la mujer, sin saber que se trata de un robot. Cuando están ejecutando al androide, Rotwang encuentra a María y, temeroso de que la multitud la vea y descubra el montaje, intenta acabar con ella; pero Freder llega a tiempo para salvarla del loco inventor. Finalmente, María consigue que Freder intervenga entre los trabajadores y sus amos para evitar más problemas.

Y la pregunta es : ¿En qué se insipiró a Fritz Lang para crear los decorados de Metrópolis?

4 comentarios:

Edgar Allan Poe dijo...

Estaban inspirados en el antiguo egipto, Por muy imecable que declaren a la pelicula a mi me sigue pareciendo una bobada...

SnOoPy dijo...

Yo creo que la película está inspirada en su viaje a América, en octubre de 1924, viendo desde su barco en la noche ante el puerto neoyorkino los rascacielos de la ciudad y las calles iluminadas. Por tanto mi respuesta es: Nueva York.

Victor dijo...

no tengo otro sitios donde ponerlo, por que no se si habras cambiado de correo,
si no te gusta mi banner pos no lo pones, pero no tienes que entrar a dar por el culo a mi mierda de blog, que bastante tengo con que no entreis ni vosotros, con no meterlo a vuestras paginas vale, no es necesaria tokar los huevos ni encima exar por tierra no?
ala a pasar buen dia

Chan dijo...

Cris ha ganado este vez, César se ha acercado bastante y Víctor ha perdido lo poco que le quedaba. Gracias a todos por vuestra participación.