¿Cómo puede la ascendencia de Marte en el momento de mi nacimiento influir sobre mí, ni entonces, ni ahora? Yo nací en una habitación cerrada; la luz de Marte no podía entrar. La única influencia de Marte que podía afectarme era su gravitación. Sin embargo, la influencia gravitatoria del tocólogo era mucho mayor que la influencia gravitatoria de Marte. Marte tiene mayor masa, pero el tocólogo estaba mucho más cerca."

Carl Sagan en La armonía de los mundos.

14 octubre 2007

¡Tuf! Y al suelo...

El otro día recordé un capítulo de House en el que se hablaba sobre una situación que todos hemos vivido alguna vez. Cuando estamos a punto de dormir, a ratos soñando, a ratos pensando, vivimos mentalmente una escena que siempre tiene el mismo final: caemos y nos despertamos sobresaltados. Esto se llama espasmo mioclónico, y la razón de que tenga lugar es muy curiosa. Cuando empezamos a dormir, en una fase temprana del sueño, nuestro corazón late más despacio, y nuestra respiración también disminuye. Nuestro cerebro interpreta estos síntomas como si estuviéramos muriendo, y lanza un impulso eléctrico a los músculos para que reaccionen, lo que nos provoca ese pequeño susto.

2 comentarios:

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Bendito susto

SiSSaL dijo...

No sería la primera vez que me pasa, pero siempre he pensado que es mi cerebro el que creia que estaba en una escalera o algo un precipicio, y el cuerpo reacciona como si dieramos un paso al vacio.